En este momento estás viendo Aspectos esenciales para una entrevista de trabajo exitosa

A continuación algunos puntos relevantes o aspectos esenciales a tener en cuenta que serán de gran utilidad para tener una entrevista de trabajo exitosa.

  • Estar preparado siempre es esencial

    • Busca información de la empresa y del cargo al que estas aplicando. Ponte por un momento en el papel de la persona que te entrevistara y piensa lo agradable que es, tener la percepción de que la persona a la que se entrevista, sabe al menos los puntos básicos de la compañía.
    • Si es posible busca información acerca del entrevistador, conocer un poco sobre la persona con la cual hablaras, sería de gran utilidad.
    • Investiga acerca de las preguntas de entrevista más comunes y realiza con anticipación respuestas bien estructuradas.
  • Presentación personal

La mayoría de personas saben que vestir correctamente apropiado para la ocasión es muy importante. Tomate el tiempo para elegir el traje adecuado para usar ese día. La presentación personal es la primera impresión que las personas obtienen de ti, es la forma en la que muestras tu cuidado con los detalles.

  • Permanecer relajado antes y durante la entrevista

    • Hacer simples ejercicios de respiración antes de la entrevista te ayudara a sentir menos ansiedad.
    • No hagas tareas estresantes o que requieran mucho tiempo el mismo día de la entrevista.
    • Llega por lo menos 15 o 20 minutos antes del tiempo pactado.
    • Durante la entrevista trata de adoptar un enfoque y postura relajada. Evite sacudir las manos o los pies debajo de la mesa, no cruce los brazos, mira directamente a los ojos, muestre seguridad a la hora de hablar, manifieste una actitud positiva y de disposición para aprender cosas nuevas y lo más importante siempre sea sincero/a.
    • No te apresures a responder preguntas. Toma un momento prudente para hacer una pausa antes de contestar. Si tienes dudas sobre el enfoque de alguna pregunta, manifiesta tu necesidad de aclaración. Recuerda, las respuestas apresuradas no prueban que eres un pensador rápido.
    • Asegúrate de sonreír, hacer bromas ligeras durante sus respuestas, es una buena manera de disfrutar la entrevista y relajar el ambiente. Todo esto le dará una buena impresión al entrevistador y lo hace mucho más memorable.
  • Responde las preguntas completamente

Un ejemplo sencillo de esto es, cuando se te pida explicar una ocasión en la que hiciste algo o cómo contribuiste con algo importante en roles previos, asegúrate de identificar no solo la tarea, sino también mencionar el papel desempeñado y tu eficiencia en el resultado de aquella acción. Aquí le permitirá al entrevistador conocer su capacidad de logro y sus valiosos aportes en labores anteriores. Las respuestas bien formadas y completas son fundamentales.

  • Prepara algunas preguntas que resulten ser de interés para ti

Puedes aprovechar en algún momento de la entrevista para obtener más información, sobre la organización, el rol al cual aplicaste, el proyecto, etc. Lo que sea que sientas que son preguntas válidas y demuestren ser estimulantes, son ideales. La mayoría de veces, las preguntas más comunes suelen ser «¿Cuándo esperaran tomar una decisión sobre el candidato elegido?» O «¿Con qué rapidez necesitarían que alguien empiece en este rol?». Estas son preguntas muy típicas, aunque importantes y no dejan al entrevistador pensando que fue difícil de contestar. La primera pregunta es la más importante y a veces, la única que obtienes, así que haz que cuente.

  • Cerrar con un apretón de manos

Es muy probable que todo comience con un apretón de manos, y con algunas presentaciones rápidas con la o las personas encargadas de la entrevista. Pero el final de la entrevista, es igual de importante. Por lo general, ahora que has terminado, es cuando empiezas a relajarte completamente. Asegúrate de darle la mano a cada entrevistador/a, mirarlos a los ojos, agradecerles su tiempo y camina con confianza fuera de la habitación.

Una entrevista no tiene que ser un evento estresante, ni tenso. Por el contrario es el momento apropiado para mostrar las habilidades que te distingue. Es la oportunidad de dar tu mejor intento. Muéstrate tal y como eres y fluye con la situación. Los puntos anteriores te darán mayor seguridad y ayudaran a prepárate para tan esperado día. Pero sobre todo recuerda, sacarle provecho y disfrutar al máximo de la experiencia.

 

Si te gusto este post compártelo, quizás pueda ser de utilidad para alguien más.

Luz, Paz y Amor.

Tatiana C.

Life & Leadership Coach

Deja una respuesta